El perfecto “sí quiero”